Skip to main content

Las pymes quieren que la formación del trabajador sea fuera del horario laboral

Seis de cada diez pymes no han dado ningún tipo de formación a sus trabajadores en los últimos dos años. Y una de cada cuatro considera que el hecho de que la formación se imparta en horario laboral es la principal traba para formar a sus empleados.

Seis de cada diez pequeñas y medianas empresas no han dado ningún tipo de formación a sus trabajadores en los últimos dos años. Y una de cada cuatro pymes considera que el hecho de que la formación se imparta en horario laboral es la principal traba para formar a sus empleados.

No es ninguna novedad que la formación continua de los trabajadores es una de las asignaturas pendientes de la economía española. Pero ¿por qué existe esta lacra en el mercado laboral? Sin ánimo de buscar a ningún culpable, la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme), incluida en CEOE, presentó ayer un estudio en el que han entrevistado a 2.600 responsables de recursos humanos y de formación de otras tantas empresas para preguntarles qué barreras encuentran a la hora de formar a sus trabajadores.

El principal escollo, del que se han quejado una de cada cuatro pymes, está relacionado con el tiempo. En concreto, el 65% de estas compañías cree que la mayor dificultad es que, por lo general, se imparten dentro del horario laboral; mientras que siete de cada diez pymes que ven en el tiempo una barrera a la formación, argumentan que no tienen con quién sustituir al trabajador que se forma dentro del horario de trabajo.

De ahí que las pymes demanden que esta formación se realice preferiblemente fuera de la jornada laboral. En concreto, la mitad de los gestores consultados para realizar este estudio manifestaron su preferencia porque los cursos formativos se lleven a cabo a partir de las 20.00 horas o los sábados por la mañana.

Aunque, dicho esto, las conclusiones del estudio precisan que, además, dos de cada diez empresas de menos de tres trabajadores respondieron que 'ninguna hora es buena ' para la formación.

Pero no es esto lo que opinan los expertos que han elaborado este estudio -coordinado por el catedrático de Economía Aplicada, Juan Manuel Rey Juliá- ya que, entre sus propuestas para mejorar la formación 'se plantea la conveniencia de que la formación se desarrolle dentro del horario laboral '.

Pero no sólo del horario se quejan las empresas. El 19% denuncia 'la escasez de información ', sobre la oferta de cursos y sobre la forma de financiarlos. Así, los encuestados ponen de manifiesto que sólo una de cada cuatro pymes conoce el actual sistema de bonificaciones en las cuotas de formación que pagan a la Seguridad Social y sólo el 3% de los gestores de la empresa sabe cuantificar el crédito del que dispone para las acciones formativas de 2006.

El resto de las barreras están relacionadas con la falta de adecuación de la oferta de cursos a las empresas y su baja calidad; con la falta de recursos de la empresa: sólo un 20% tiene local propio y existe ausencia de medios telemáticos (en las empresas de menos de dos trabajadores, el 35% no dispone de acceso a internet). Asimismo, la falta de formación radica para un 9% de las pymes en la elevada edad y falta de motivación de los trabajadores (la iniciativa surge de los empleados en uno de cada diez casos).

Ante esta situación, los expertos proponen una mayor concienciación de la importancia de la formación; dar más apoyo económico a las empresas de menos de diez trabajadores (la mitad de las empresas que usaron su crédito normativo tenía más de 50 empleados); potenciar cursos a través de internet o buscar asesoramiento externo, entro otras cosas.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Un trampolín llamado consultor
La importancia de escuchar las ideas
El 95% de las 'pymes ' españolas renuncia a los fondos públicos de formación continua
La formación trata de acoplarse a la estrategia de las compañías
Las empresas no utilizan los fondos para formación

RaquelPascual , (5 Dias)

RaquelPascual , (5 Dias)

Seis de cada diez pymes no han dado ningún tipo de formación a sus trabajadores en los últimos dos años. Y una de cada cuatro considera que el hecho de que la formación se imparta en horario laboral es la principal traba para formar a sus empleados.

Seis de cada diez pequeñas y medianas empresas no han dado ningún tipo de formación a sus trabajadores en los últimos dos años. Y una de cada cuatro pymes considera que el hecho de que la formación se imparta en horario laboral es la principal traba para formar a sus empleados.

No es ninguna novedad que la formación continua de los trabajadores es una de las asignaturas pendientes de la economía española. Pero ¿por qué existe esta lacra en el mercado laboral? Sin ánimo de buscar a ningún culpable, la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme), incluida en CEOE, presentó ayer un estudio en el que han entrevistado a 2.600 responsables de recursos humanos y de formación de otras tantas empresas para preguntarles qué barreras encuentran a la hora de formar a sus trabajadores.

El principal escollo, del que se han quejado una de cada cuatro pymes, está relacionado con el tiempo. En concreto, el 65% de estas compañías cree que la mayor dificultad es que, por lo general, se imparten dentro del horario laboral; mientras que siete de cada diez pymes que ven en el tiempo una barrera a la formación, argumentan que no tienen con quién sustituir al trabajador que se forma dentro del horario de trabajo.

De ahí que las pymes demanden que esta formación se realice preferiblemente fuera de la jornada laboral. En concreto, la mitad de los gestores consultados para realizar este estudio manifestaron su preferencia porque los cursos formativos se lleven a cabo a partir de las 20.00 horas o los sábados por la mañana.

Aunque, dicho esto, las conclusiones del estudio precisan que, además, dos de cada diez empresas de menos de tres trabajadores respondieron que 'ninguna hora es buena ' para la formación.

Pero no es esto lo que opinan los expertos que han elaborado este estudio -coordinado por el catedrático de Economía Aplicada, Juan Manuel Rey Juliá- ya que, entre sus propuestas para mejorar la formación 'se plantea la conveniencia de que la formación se desarrolle dentro del horario laboral '.

Pero no sólo del horario se quejan las empresas. El 19% denuncia 'la escasez de información ', sobre la oferta de cursos y sobre la forma de financiarlos. Así, los encuestados ponen de manifiesto que sólo una de cada cuatro pymes conoce el actual sistema de bonificaciones en las cuotas de formación que pagan a la Seguridad Social y sólo el 3% de los gestores de la empresa sabe cuantificar el crédito del que dispone para las acciones formativas de 2006.

El resto de las barreras están relacionadas con la falta de adecuación de la oferta de cursos a las empresas y su baja calidad; con la falta de recursos de la empresa: sólo un 20% tiene local propio y existe ausencia de medios telemáticos (en las empresas de menos de dos trabajadores, el 35% no dispone de acceso a internet). Asimismo, la falta de formación radica para un 9% de las pymes en la elevada edad y falta de motivación de los trabajadores (la iniciativa surge de los empleados en uno de cada diez casos).

Ante esta situación, los expertos proponen una mayor concienciación de la importancia de la formación; dar más apoyo económico a las empresas de menos de diez trabajadores (la mitad de las empresas que usaron su crédito normativo tenía más de 50 empleados); potenciar cursos a través de internet o buscar asesoramiento externo, entro otras cosas.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Un trampolín llamado consultor
La importancia de escuchar las ideas
El 95% de las 'pymes ' españolas renuncia a los fondos públicos de formación continua
La formación trata de acoplarse a la estrategia de las compañías
Las empresas no utilizan los fondos para formación